El Portal Humanístico en la red

 
Búsqueda personalizada




El Juego de la ouija y el espiritismo

Hemos visto en varias películas, sobre todo en "El Exorcista", que se volvió a reeditar, que el juego de la ouija interviene como un precedente en las posesiones demoníacas, si bien en la película ha sido todo ambientado para causar determinados efectos en la impresión del espectador, no es menos cierto el aviso que sobre ciertos juegos se hace.

La Ouija es una tabla en la que se encuentra el alfabeto latino escrito en semicírculo, en el centro, las palabras SI y NO. Viene con una plancheta, con tres esferas móviles como soporte a modo de ruedas, esto es para facilitar el desplazamiento de la plancheta sobre la tabla. Se crea un ambiente propicio para el juego, apagando o disminuyendo las luces, colocando velas en algunos casos y haciendo silencio entre los participantes que se ponen alrededor de la mesa y se colocarán receptivamente a la sesión. Si alguien no cree, se le pide que no intervenga, solo que observe. El resto, puede hacer una oración, respiraciones profundas para relajarse, etc. La persona que hace la coordinación les pide que coloquen sus dedos sobre la plancheta y comienza la sesión. Se hace una pregunta en voz alta y se pone atención en los movimientos de la plancheta que irá señalando de a una las letras del abecedario. Otra persona que está fuera de la mesa irá anotando las letras que señale y luego dirá las palabras que se han formado.

Este juego, si bien, aparentemente, no presenta riesgos físicos, abre en los participantes una puerta dimensional a nivel inconciente individual. Como no tienen una compenetración grupal, generalmente lo hacen por diversión o guiados por una persona que auna criterios, se mueven inconcientemente con sus propios intereses ante la misma puerta que se les abre al grupo. Con la guía de alguien especializado, puede que quede en un simple y divertido juego, pero en muchas ocasiones sucede que alguien se retira de allí y con el correr de los días empiezan a manifestarse ciertos fenómenos que por lo general no saben controlar.

El juego de la ouija no es un juego. Es un método que abre puertas dimensionales que todavía no son conocidas por los humanos. allí se ponen a trabajar energías que van más allá del simple manejo cotidiano. Para acceder a éste tipo de sesiones, conviene tener mucho entrenamiento y hacerlo con un fin muy especifico, conocer muy bien las reglas para sacar mejor provecho y terminar la sesión sin ningún tipo de consecuencias desagradables.

Si alguien quisiera hacer este tipo de sesión solo como curiosidad o juego, el consejo es que se divierta con otra cosa, no con algo que no sabe manejar y lo único que hará es amplificar sus propios temores atrayendo de este modo a entidades que pueden convertirse en ingobernables.

En el mejor de los casos puede que se le adhiera un espíritu obsesivo, que es el primer intento de posesión y se mueva por todos los lugares donde la persona habitualmente vive, anda o trabaja. Los espíritus "obsesivos" son de la clase que rodean a la persona y buscan de alguna manera transmitirle algún tipo de deseo para que lo cumpla. No son espíritus elevados, puesto que han llegado desde el plano más cercano al terrenal, son por lo general espíritu de personas desencarnadas que buscan la luz y no la encuentran y en muchos casos (estos son los peores), no quieren encontrar ninguna luz, pues se mueven entre las energías de instintos y pulsiones violentas.

A este tipo grado de posesión se lo denomina obsesión, porque el espíritu no entra en el campo mental ni espiritual de la persona, sino que se queda como alguien que camina al lado o se posa sobre un hombro y desde allí intenta bloquear los centros sensitivos normales de la persona para que atienda sus reclamos. Para que exista un fenómeno de telepatía entre ambos, deben tener los dos este tipo de comunicación algo desarrollado, sino no puede haber telepatía e intentará hacerse entender por ruidos, rumores, toques de la piel, etc. Si en vida de esa persona, que se convierte en espíritu obseso, no tuvo nunca ni desarrolló el don de la telepatía, después de muerto tampoco lo tendrá, en cambio si es un espíritu avieso y maneja facultades telepáticas, jugará con ella de modo constante, enviando mensajes aberrantes, escenas del pasado o manejando la culpa constantemente con fines desgastantes en la víctima. Finalmente, la persona irá a un profesional de la psicología o a cualquier otro con tal de arreglar su problema, el que se hubiera evitado si no hubiese hecho de ese juego, un juego.

Una vez que el espíritu logra su cometido y maneja a la víctima con sus métodos de control, entonces lo único que le queda es poseerla y tomar el mando completamente. Allí poco se puede hacer. Es momento entonces de hacer un exorcismo.

Como dije anteriormente, no es recomendable hacer un juego de esto porque no es un juego, si bien hay gente que lo toma así y manifiesta abiertamente que nunca le ha sucedido nada y más aún, se han visto beneficiados con el mismo, esto al fin de cuentas no es así. Con el correr del tiempo y poco a poco se verán sus efectos, que en el mejor de los casos puede que se retiren sin causar daño, y para que esto suceda es mejor hacer las paces con ellos y prometer no volver a molestarlos, pues ellos no están jugando, están buscando algo que han perdido y eso es: la vida.

Deja que las cosas estén en el lugar donde deban estar, y conoce sus reglas pero no las rompas si no hace falta tu intervención para ello. Muy por el contrario, si tus intenciones son buenas, harás de todas las cosas un buen motivo para engrandecer y mejorar tu vida y la de los demás. Quien accede a un lugar donde no ha sido invitado, saldrá despedido sin que pueda evitarlo.

El trabajo del exorcista
 




Volver a la Pagina Principal

El Enigma de las Apariciones - ¿Qué hay en el más allá? - Superar el dolor - Ante la pérdida de afectos - Devociones Populares - El por qué de una aparición

Apariciones de la Virgen a Través del Tiempo - La Virgen de Guadalupe - Rosa Mystica - La Virgen Desatanudos - Aparicion en Garabandal - N.Sra. de Lourdes 

El Tercer Secreto de Fátima - Maria del Rosario de San Nicolas de los Arroyos - Imagenes - Oraciones - El Santo Sudario - Exorcismos 

Los espiritus del mal - Incubos y Sucubos
 

 

Derechos reservados de AngelRed